Soldaduras especiales y el mejor procedimiento para soldar

SEMSA, nuestro taller de Soldaduras Especiales, te explica cuál es el mejor procedimiento para soldar.

El primer paso a seguir para comenzar a soldar, es el de limpiar todas las superficies, de manera mecánica y también de manera química. Para esto, es importante desoxidar, desengrasar y recubrir con un material fundente, a manera de evitar una potencial oxidación y facilitar el proceso que unifique estas superficies.

Cuando el primer paso quedó perfectamente completado, se procede con el calentado, por medio de un soldador, con el fin de alcanzar la temperatura de fusión del metal de aportación que se esté utilizando. De esta manera, el metal logrará ‘mojar’ las superficies y endurecerse junto con ellas cuando se enfríe. En este proceso, las caras del par de piezas unidas se estañan, calentándose simultáneamente para unirse.

Es de vital importancia contar con los materiales mencionados a continuación para iniciar con un proceso de soldadura:

  • Botella de acetileno disuelto en acetona; con el fin de evitar riesgos de explosión.
  • Botella de oxígeno a gran presión; la baja presión de ésta se manifiesta a través de un manómetro que es capaz de indicar la presión correcta.
  • Material de aportación; como se ha mencionado, es el material que permitiría (en caso de ser necesario) unir los dos metales.
  • Desoxidante; que dependerá de la naturaleza de los metales a soldarse.
  • Soplete; que es el artefacto por el cual se combustiona el oxígeno y el acetileno.
  • Tuberías; a manera de conducir acetileno y oxígeno hasta el soplete para facilitar la manbiobra.
  • Guantes, ropa inflamable, gafas protectoras; con el fin de no comprometer al soldador a ningún peligro.
  • Lugar óptimo de trabajo; para evitar accidentes.

Las soldaduras especiales son una labor que debe ser delegado a un equipo profesional. Si estás buscando a los expertos, acude a nuestro taller de soldaduras en Cuautitlán Izcalli. Te ayudaremos con gusto.

Compartir Post: